A propósito de la reseña de James Torres sobre La producción de la libertad. Economía de los esclavos manumitidos en Río de Janeiro a mediados del siglo XIX