La libertad como un fenómeno financiero